Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Noticias de Almeria

Alcazaba de Almeria

Monumentos de Almeria

Catedral de Almeria

Pueblos de Almeria

Playas de Almeria

Almeria Mundi

Isla de Alborán.

Ciencia en Almeria

Observatorio Astronómico de Calar Alto

jueves, 31 de mayo de 2007

Nicolas Salmeron Alonso

Nicolás Salmerón AlonsoNicolás Salmerón Alonso, (Alhama de Almería (Almería), 10 de abril de 1837 – Pau, (Francia), 20 de septiembre de 1908). Político y filósofo español, fue Presidente de la Primera República española durante mes y medio en 1873.

De padre médico y liberal y hermano jurista, su familia se trasladó a Alhama desde Torrejón de Ardoz, probablemente hacia 1832 a causa de las persecuciones por parte de los absolutistas en los últimos años del reinado de Fernando VII.

Salmerón comenzó los estudios de bachillerato en Almería en 1846 donde obtuvo el título de Bachiller en Bellas Artes. Con posterioridad cursó los estudios de Derecho y Filosofía y Letras en la Universidad de Granada donde trabó amistad de por vida con Francisco Giner de los Ríos y Julián Sanz del Río. En 1859 fue nombrado profesor auxiliar de filosofía del Instituto San Isidro de Madrid, y en 1860, también como auxiliar, obtiene plaza en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Central de Madrid. En 1864, tras obtener el doctorado, ganó la Cátedra de Historia Universal en la Universidad de Oviedo, aunque jamás ocupó la plaza permaneciendo en la Central de Madrid hasta que, por fin, en 1866, obtiene la Cátedra de Metafísica en la misma.

Desde bien joven conoció el krausismo que le influyó decisivamente en su vida posterior hasta que evolucionó hacia el positivismo. Afiliado al Partido Democrático, publicó diversos artículos políticos en los diarios La Discusión y La Democracia, siendo detenido durante el Reinado de Isabel II el 13 de julio de 1867 por sus ideas políticas junto a Pi i Margall entre otros, permaneciendo cinco meses preso.

Con la Revolución de 1868 se traslada a Madrid, donde es repuesto en la Cátedra de la que había sido separado a principios de año, donde participa en las Juntas revolucionarias. En 1869 se presenta a Diputado por la provincia de Almería pero es derrotado. En 1871 es elegido Diputado a las Cortes Generales por la provincia de Badajoz. Partidario del republicanismo, fue defensor de un modelo unitario frente a la tesis federalistas y un activo luchador del Sexenio Democrático. Su conocida posición en defensa de la extensión de la democracia le llevaría a defender en 1871 la legalidad, dentro de la Constitución de 1869 de la Primera Internacional y el derecho de los obreros a asociarse libremente.

Con la llegada de la República, fue Ministro de Gracia y Justicia del gabinete de Estanislao Figueras y el 13 de junio elegido Presidente de las Cortes Generales. Posteriormente fue elegido Presidente del Poder Ejecutivo durante un breve lapso de tiempo (del 18 de julio al 7 de septiembre de 1873). La situación de todo el periodo era especialmente crítica lo que le llevó a no poder controlar las sublevaciones cantonalistas que proliferaban por España. Sus problemas con el Ejército no fueron menores en esa corta Presidencia y su negativa a firmar distinas condenas a muerte le obligaron a dimitir. Dos días después de abandonar su puesto fue elegido Presidente del Congreso de los Diputados. Los enfrentamientos con su sucesor, Emilio Castelar, coadyuvaron involuntariamente al golpe de estado del general Pavía que, con el de Arsenio Martínez-Campos el 29 de diciembre de 1874 daría lugar al fin de la primera experiencia republicana.

En 1874 regresa a su cátedra de Metafísica pero con la Restauración borbónica se le privará de la plaza el 17 de julio de 1875 en un amplio proceso de depuración universitaria. Aunque trató de mantener un despacho de abogados en Madrid, la situación le obligó al exilio en París donde junto a Manuel Ruiz Zorrilla fundó el Partido Republicano Progresista. No volvió a España hasta 1885, tras la amnistía de Práxedes Mateo Sagasta de 1881, y pudo recuperar su cátedra. Fue de nuevo Diputado en 1886 y después ininterrumpidamente desde 1893 a 1907. En este tiempo mantiene una clara vocación política republicana y en palabras de Claudio Sánchez Albornoz se convertirá en "la sombra de la República que un día habrá de llegar". Su incesante actividad le lleva a fundar el periódico La Justicia, integrarse en el partido Unión Republicana (antes había sido elegido por el Partido Progresista) y modificar sus primeras convicciones unitarias por un apoyo al catalanismo moderado, ingresando en Solidaridad Catalana.

Falleció en Pau, Francia, el 20 de septiembre de 1908, mientras se encontraba de vacaciones. En 1915 se trasladaron sus restos al monumento funerario levantado en el cementerio civil de Madrid, a la derecha del mausoleo de Francisco Pi Margall, su predecesor en la presidencia de la primera república española. En su epitafio aparece una glosa realizada por Georges Clemenceau (primer ministro francés de 1907 a 1912), y se recuerda que «dejó el poder por no firmar una sentencia de muerte».

miércoles, 30 de mayo de 2007

Resaca y sorpresas postelectorales en Almeria

Ayuntamiento de Almería

Desde hace ya unos años nos vamos acostumbrando a las reacciones sorprendentes de los políticos españoles en general y de los almerienses en particular. Esta nueva "especie" de personajes, que agarrados al sillón del poder, no tienen escrupulos alguno para plantear pactos "contra natura" si son necesarios para conseguir "dominar" las instituciones almerienses, y además afirman que sólo buscan lo mejor para los ciudadanos de Almería.

Lean el análisis que hace mi buen amigo Angel Iturbide en Ideal, titulado Adiós dignidad, adiós.

"Son ya unas cuantas las elecciones vividas y, parece mentira, la capacidad de sorpresa se mantiene intacta, nunca se agota. El problema no es de ingenuidad, sino de la inusitada capacidad de provocar reacciones de sorpresa de nuestros políticos.

En esta línea alguien se podría mostrar sorprendido con un posible pacto para el gobierno de la capital a tres bandas: Partido Socialista, Izquierda Unida y Grupo Independiente de Almería con Juan Megino dejándose querer por unos y por otros. Sobre el papel sorprende, desde luego. Pero resulta que en esto de la sorpresa también hay diferentes categorías. Si lo anterior les ha sorprendido ¿qué sentirían si les dicen que ayer por la tarde terceras personas en nombre del Partido Popular hacían llegar a José Añez un posible pacto ofreciéndole la presidencia de la Diputación Provincial de Almería? Pues así fue.

El Partido Popular no quiere por nada del mundo perder cuota de poder y para ello está dispuesto a pactar con Juan Megino la alcaldía de Almería y con el Partido de Almería de Juan Enciso la Diputación. El pacto con Juan Megino es normal teniendo en cuenta que ya han gobernado juntos durante los últimos cuatro años. Pero lo de la presidencia de Diputación para José Añez es sencillamente delirante. De golpe han olvidado los circos que montaban en el salón de plenos de la institución Enrique Arance, Manuel Alías, José Trujillo, Francisco Amizián con insultos, descalificaciones, malos modos y otros excesos. En este caso no hace falta ni acudir a la hemeroteca pues está todo muy reciente. El Partido Popular dejó de acudir a la Diputación porque estaba gobernada por tránsfugas y ahora echan la alfombra roja para que entre por ella José Añez, todo para que Javier Arenas no la pierda. Más vale que Añez no ha perdido la dignidad personal y política y ya ha dicho que no. Más vale."

La cosa anda más o menos así. Megino, además de estar dolido por la paliza que le han dado, tiene que ver la forma de remontar. Vincular su pacto a la aprobación del PGOU, la ejecución del soterramiento y alguna cosa más, podría suavizar las críticas que sufrirá si llega a pactar con el PSOE.

IU, por muy contundente que se nos ponga Cervantes sobre su incompatibilidad con el doctor, no tendrá más remedio que apechugar con lo que digan las altas esferas de su partido, cuyo principal objetivo en estos momentos es quitarles los bastones de alcalde al mayor número posible de alcaldables del PP.

Pero muchos pensamos que la incógnita es Nono Amate, que como caballero dice que no le haría eso a un amigo suyo (como parece ser Luis Rogelio Rodríguez) pero no está el horno para bollos y tanto si le gusta como si no, no tendrá más remedio que tragar con lo que diga Sevilla. También tiene la opción de marcharse a su casa para no verse involucrado en una jugada de este tipo. Que nunca es tarde ni demasiado pronto para hacer esas cosas, que además harían subir su credibilidad como persona íntegra políticamente hablando.

Paco Gil

martes, 29 de mayo de 2007

Almeria

Almería es una provincia española, situada en el sureste de España, integrada en la Comunidad Autónoma de Andalucía. La capital de la provincia es la ciudad de Almería, situada en el centro de la bahía homónima.

Abarca 8.774 km². Según el Instituto Nacional de Estadística, en 2006 su población era de 635.850 habitantes, siendo ligeramente superior el número de hombres. La densidad de población es de 72,47 hab./km², cifra sensiblemente inferior a la media española. Cuenta con una diócesis, 8 partidos judiciales y 103 municipios, entre los cuales figura Níjar, uno de los términos municipales más extensos de España con casi 600 km².

El clima de Almería es subdesértico, mediterráneo, cálido y seco. Su característica más destacable es su cielo despejado y luminoso, los veranos cálidos y los inviernos templados. En la costa sur, es característico el fuerte viento de poniente. Por su parte, el levante es famoso en la capital ya que suele hacer subir la temperatura varios grados.

También la pluviometría es escasa, siendo el Cabo de Gata el lugar donde menos llueve de España. Asimismo, el Desierto de Tabernas es, técnicamente, el único desierto del continente europeo, lo que le confiere características naturales únicas que le valieron convertirse en escenario del rodaje de multitud de películas, especialmente Westerns durante los años 60 y 70. En la actualidad se siguen rodando algunas películas, así como spots televisivos y vídeos musicales.

El Indalo es un símbolo muy popular en toda la provincia. Su origen se remonta al Neolítico, apareciendo en diversas cuevas y abrigos del norte de la provincia, como la Cueva de los Letreros. Se trata pues de una pintura rupestre de tipo levantino que podría interpretarse de varios modos: del más mundano (un arquero apuntando al cielo o a un ave que lo sobrevuela) al más místico (un ídolo o dios). Este símbolo pervivió a lo largo de los siglos en el levante almeriense y a mediados del s. XX todavía se encontraba pintado sobre las paredes de cal de pueblos como Mojácar, donde se creía que protegía del rayo y ahuyentaba a las brujas y el mal de ojo. Su popularidad creció cuando se convirtió en símbolo turístico del pueblo y actualmente es representativo de toda la provincia.