Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

lunes, 4 de junio de 2007

Almeria se sube al carro del uso de biocombustibles

Biocarburantes

La alarma creada por el cambio climático, la necesidad de un mayor ahorro de energía eléctrica y la apuesta por rebajar la factura que origina el consumo de combustibles fósiles, han empujado a las distintas administraciones a legislar para preservar el medioambiente de la manera más eficiente posible. La Junta de Andalucía ha dado un paso decisivo en este aspecto, con la promulgación de la Ley de Fomento de las Energías Renovables y Eficiencia Energética. Un instrumento normativo de gran calado que entrará en vigor en julio y que significa la primera decisión legislativa en España sobre la materia.

Dentro del articulado de esta normativa destaca la imposición del uso de los biocarburantes para el transporte público y el fomento del consumo de los mismos en el marítimo así como en la maquinaria agrícola, como es lógico siempre dentro del ámbito de la comunidad andaluza y de sus aguas territoriales.

Adelantándose a la entrada en vigor de la mencionada ley pero muy influenciados por ella, algunos municipio almerienses han tomado ya decisiones al respecto. El Ayuntamiento de Almería y la empresa concesionaria del transporte público en la ciudad, Surbús, cuentan por ejemplo en su flota de autobuses -hasta 50- con modernos vehículos preparados para utilizar como combustible el biodiésel, una mezcla entre aceites domésticos usados y aceites vegetales de extracción de sobrantes de plantas con gasóleo normal.

El resultado es que estos vehículos contaminan mucho menos, ya que eliminan totalmente las emisiones de azufre y rebajan en un 50 por ciento las de monóxido de carbono y en casi un 78 por ciento las de dióxido de carbono. La diferencia, por tanto, es abismal si se compara este tipo de combustible con el gasóleo normal.

Eso sí, Surbús en estos momentos no tiene operativo ningún autobús que esté empleando biodiésel para comunicar los distintos barrios de la ciudad. "Todos los vehículos están adaptados al biodiésel pero habrá que ir alcanzando acuerdos -por ejemplo de subvención de ese tipo de combustible- para su uso", según el gerente de la empresa, Gustavo Puertas.

Efectivamente, los problemas de abastecimiento de biodiésel y el hecho de que su coste esté subvencionado por la Junta de Andalucía para las empresas, frenan una apuesta a corto plazo por este biocarburante.

Quien sí se muestra convencido del porvenir que le espera al biodiésel es el propio sector productivo de este carburante ecológico. Desde una de las empresas, Dipesa, se señala que el futuro está en este combustible, que alimentará masivamente no sólo al transporte público sino también a todo tipo de maquinaria pesada que se emplea en sectores como los de la construcción e incluso a los automóviles.

Existen en la actualidad dos plantas de fabricación de biodiésel en ejecución, una en Cuevas del Almanzora y otra de Albabío en Níjar. Utilizarán aceites fritos usados y tendrán capacidad para generar el equivalente a 5.400 toneladas de petróleo al año. Por lo que a los automovilistas se refiere, tendrán que esperar a que las gasolineras afronten la reconversión del suministro con nuevos surtidores que representan un importante gasto que tendrán que sufragar por sí mismas.

0 comentarios: