Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

martes, 12 de junio de 2007

Posible y necesario

José Añez Sánchez, presidente Diputación Provincial de AlmeríaLa coherencia es, en estos tiempos, una voz interior que obliga al político a respetar sus compromisos con la ciudadanía. Tras los resultados de las Elecciones Municipales del pasado 27 de Mayo, los partidos estamos obligados a alcanzar acuerdos con el único propósito de garantizar la gobernabilidad de las instituciones y el progreso de los pueblos. Los ciudadanos exigen cercanía, pragmatismo y eficacia, desdeñan la crispación y apuestan por gobernantes ágiles, dialogantes y exigentes. En homenaje a esa coherencia que debe presidir cualquier acto de servicio público.

El acuerdo sellado el viernes entre los partidos Socialista y de Almería para el Gobierno provincial forma parte de esa política de apertura que emprendimos en el mandato que ya concluye.

En aquellos momentos, el PSOE supo entender su situación de oposición constructiva, nos ayudó a sacar adelante proyectos que estaban iniciados y a poner en marcha otros en colaboración con administraciones con las que anteriores gobiernos se habían enfrentado por motivos escrupulosamente partidistas. Ese espíritu de diálogo es el que ha presidido las negociaciones y el que va a marcar el ritmo de trabajo durante los próximos cuatro años.

Cambiará el presidente, habrá nuevos rostros y el organigrama sufrirá variaciones, pero existe el convencimiento entre los firmantes del acuerdo de que hay un nexo común que nos une a todos y es el de servir fielmente a los municipios más pequeños de la provincia desde la responsabilidad que tenga cada cual.

Esa política de apertura implica reforzar el significado del municipalismo, un concepto que para el Partido de Almería ha sido clave a la hora de rubricar el acuerdo. Hubiera sido de todo punto imposible lograr un consenso con el PSOE renunciando a este principio. EL PAL es, en su génesis, un partido cercano, vecino y gestor. Su filosofía se concibe así; y renunciar a eso es desprendernos de nuestra razón de ser. Por eso seguiremos trabajando sobre un modelo político basado en la defensa de lo local. Ante todo, nuestros pueblos y después, el partido. En apenas dos años de existencia hemos demostrado que, con trabajo, es posible transformar la realidad. Estoy convencido de que los dos socios de gobierno de Diputación vamos a trabajar conjuntamente desde la diversidad para fortalecer el tejido social y económico de nuestra provincia. Y lo vamos a hacer con políticas creíbles y construidas a corta distancia con el ciudadano. Esto es, desde el ámbito municipalista.

Una vez que tomemos posesión de nuestros cargos es de obligado cumplimiento sentarnos con los responsables de la administración regional para conquistar compromisos de referencia. Los representantes del PAL vamos a pedir en los órganos oportunos una segunda descentralización.

Descentralizar significa transferir competencias y presupuestos para que los municipios tengan más autogobierno. Es hora de plantear un trasvase de políticas activas desde los gobiernos central y autonómico hasta las diputaciones y los ayuntamientos. El municipalismo es materialmente imposible desarrollarlo si secuestramos la libertad de nuestros gobiernos locales.

Hay una inflación de dependencia administrativa y burocrática. El “ABC” básico del municipalismo viene a decir que es la administración de proximidad, la que más cerca está de los ciudadanos, la que obliga a estar atento a lo que dicen los vecinos. Es de justicia que los alcaldes y concejales, que son quienes tienen que afrontar a diario los problemas reales de la gente, puedan adquirir compromisos y cumplir con respuestas. Eso comporta un cambio estructural en la configuración competencial de las Diputaciones. Difícil, pero posible; y necesario.

Teleprensa

0 comentarios: