Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

lunes, 11 de junio de 2007

Sofocos en Almeria

Javier Salvador, teleprensa.esEsa sensación de grave disgusto. Angustia, sudor, días que no acaban. Ese ha sido el fin de semana de más de uno y no precisamente por las temperaturas veraniegas, sino por el clima político de Almería.

El PSOE se ha lanzando a la arena almeriense y ha comenzado a mover ficha. Se ha reunido con Juan Megino y han hablado, esta vez cara a cara y tras algunas conversaciones telefónicas. GIAL tiene ante si el dilema de su vida. Sus votantes del PP le dieron la espalda y ello costó nada menos que tres concejales. Para muchos estaba claro que votar a Luis Rogelio o a Megino era lo mismo porque se reeditaría el pacto y al de Urbanismo se lo pagaron con el más absoluto abandono en las urnas. Pero Megino subió en barriadas marginales, en lugares donde el PP no es precisamente la fuerza más querida y eso tiene que pesar.

Durante dos semanas, el tiempo que llevamos con esto de los pactos, al de Urbanismo le han propuesto una negociación sobre el chantaje. Es decir, que mientras que no diga que se casa con el PP, el diario oficial de Luis Rogelio le está zumbando a cinco columnas, cada día, poniéndole a caer de un burro a él y los suyos, y pintándonos al concejal, ex alcalde y sobre todo médico de renombre en las calles de esta ciudad, como el mayor especulador de la historia.

Visto como está el patio no parece extraño que quien fuese alcalde por el partido que luego le puso unos sonados cuernos, acepte sentarse con quien sea para escuchar ofertas. No creo que haya nada que le ofrezca el PP que no le pueda ofrecer el PSOE, porque la dignidad y la honra se están intentando quitar hace cuatro años con bulos, comentarios, ataques barriobajeros y todo tipo de artimañas. Y por si fuera poco, buscando cabezas de turco a los que van a dejar su carrera profesional marcada para toda la vida si le vuelven a decir a sus ex compañeros de Gobierno que acepta otros cuatro años de baile.

Puede que todo sea una cortina de humo, que Megino se siga sintiendo del PP y que decida seguir pensando que los suyos no entenderían un pacto que no fuese con los populares, pero hay algo más. Toca pensar en ciudad.

Almería tiene un Plan General de Ordenación Urbana que o goza de consenso con el PSOE o no pasa por la Junta. Y esto es política, que nadie lo olvide y el mango de la sartén lo tiene sujeto alguien que no está en el Ayuntamiento.

Convenios como el de El Corte Inglés, Torrecárdenas y muchos otros. El soterramiento y todas las inversiones o superobras que se vienen prometiendo para la ciudad, no dependen de los viajes que se den a Madrid el alcalde y el concejal de Urbanismo, sino de que la puerta de los despachos se abra de una u otra manera. Y no olvidemos que esto es política.

¿Esta columna significa que este medio se sitúa a favor del pacto tripartito? No. Significa que el que suscribe lo está y por pura lógica. Si queremos sacar algo de estos cuatro años, toca apechugar y un pacto entre izquierdas y localistas puede llegar a poner muchas cosas en su sitio.

Ayer me decían que Nono Amate puede ser un escollo para toda esta situación. Pero ni me creo las amistades tan profundas que venden los dos candidatos de los partidos más votados, ni que Amate vuelva a salirse de las vías del tren como ocurriese en la época de guerristas y renovadores.

Aunque sólo sea por un motivo personal, por uno solo, Megino no puede dejar pasar la oportunidad de recuperar su nombre en los próximos cuatro años y nadie le asegura, como no ha sucedido hasta ahora, que la campaña de acoso y derribo que hace ya casi dos años comenzó contra él, termine mientras la Alcaldía tenga una sola peseta para seguir alimentado el río de tinta. Que pruebe, que ya verá como Gabriel Amat no es capaz de tirar sólo de ese carro. Y no olvidemos una cosa, porque apelarán a eso del honor, y en ese caso recuerden lo que dijo Cervantes: “es mejor la deshonra que se ignora, que la honra que está puesta en la opinión de las gentes”.


Teleprensa

0 comentarios: