Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

jueves, 27 de septiembre de 2007

El Almeria se lleva el duelo de recien ascendidos

El Almería se lleva el duelo de recién ascendidos

El Murcia atacó más desde el principio y antes de que se cumpliera el cuarto de hora inicial ya había generado tres claras ocasiones para adelantarse en el marcador. Lo evitó el portero Cobeño y el poste izquierdo del marco almeriense. Primero fue el meta quien despejó con el pecho el balón tras una falta botada por Regueiro. No hubo rematador en el rechace y el balón se paseó por el área chica. Luego Baiano remató a la madera tras una gran combinación con Goitom y acto seguido, de nuevo Regueiro obligó a Cobeño a desviar el esférico.

A partir de entonces, los de Lucas Alcaraz remitieron en su afán ofensivo y el Almería se fue creciendo en el partido. Aún sin llegar a dominar, el cuadro andaluz se sintió cómodo y esperó su momento para marcar. Un buen disparo de Crusat desde fuera del área hizo intervenir a Notario, que envió el cuero a córner. El saque de esquina fue lanzado por Mané para que Felipe Melo cabeceara con potencia al fondo de la portería local. Prácticamente con esa acción se llegó al descanso.

En la reanudación, el equipo dirigido por Unai Emery mantuvo a ralla a su rival a base de orden táctico, cinco jugadores en el centro del campo y el nigeriano Kalu Uche como único delantero nato, y el Murcia apenas inquietó a Cobeño. Un solo remate lejano de Regueiro fue el único balance ofensivo. Más peligro llevó el visitante Mané, quien pudo sentenciar al botar una falta que acabó con el balón estrellándose en el larguero.

El Almería dejó pasar el tiempo y vio como en cuatro minutos su victoria quedaba encarrilada. Primero Gallardo y luego Reguerio veían el camino de los vestuarios por dos expulsiones, ambas por doble amonestación. Las decisiones del árbitro Turienzo Alvarez terminaron de despistar a los jugadores granas y de encrespar a su afición que arrojó objetos al campo en señal de protesta.

Emery, por su parte, en previsión de que pudiera cambiar el rumbo del arbitraje retiró del campo a los dos jugadores de su equipo que tenían tarjeta amarilla, Bruno y Juanma Ortiz. Quedaba media hora por delante pero el Almería no terminó de ir por la sentencia por lo que los últimos minutos se mantuvo la incertidumbre, con los visitantes en plan conservador y un Murcia con nueve jugadores que lo intentó al final con un remate de Iñigo al que respondió bien Cobeño. Así se marcharon los tres puntos hacia tierras andaluzas.

0 comentarios: