Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

jueves, 25 de junio de 2009

Semi-soterramiento, sentido común y participación

Miguel Almagro. ArquitectoEn los últimos tiempos hemos llegado a una situación en la que ya no entendemos nada de nada de lo que pasa, y todo discurso se enmarca dentro de lo “políticamente correcto” imperante, impidiendo que la reflexión y la razón se abran paso en ésta “sopa boba” en la que estamos inmersos.

En éste ámbito se mueve la ubicación de la terminal del AVE en Almería donde, para empezar, la ciudadanía no ha tenido oportunidad de participar ya que, a mi entender, no todos estamos representados por el FORO CIUDAD, asociación que, al parecer, tenía la exclusiva en éste tema ante los organismos oficiales. Si cualquier decisión que concierne a Almería ha de contar con la necesaria participación ciudadana, la intervención de ésta asociación es manifiestamente insuficiente, y más en un tema de tanta trascendencia como el SOTERRAMIENTO.

El mal llamado soterramiento es un término inexacto, ya que lo que pretende llevar a cabo “las altas esferas oficiales” es un SEMI-SOTERRAMIENTO.

Todos deben saber que la actuación, tal como está planteada, va a seguir dividiendo físicamente a la ciudad, ya que los únicos accesos transversales, previos a la estación, serán peatonales, y por ello, bajo mi punto de vista, el proyecto que hay sobre la mesa debe ser rechazado. Aún más por los problemas de financiación de última hora.

La alternativa más lógica a la ubicación de la terminal, visto lo visto, es fuera de la ciudad.

Se habla de la zona del entorno de la barriada del Puche como idónea para su implantación.

Quizás ésta tampoco sea la ubicación correcta.

La terminal ferroviaria debe establecerse, lógicamente, dentro de una actuación que vaya más allá: LA INTERMODAL. A su vez, esta importante infraestructura ha de enmarcarse dentro de un PLAN DE MOVILIDAD GLOBAL serio, trazado por técnicos competentes y desarrollados mediante la participación ciudadana necesaria.

En éste sentido apunto, a modo de una de las miles de posibilidades, una que me parecería lógica: El establecimiento de una ESTACIÓN INTERMODAL, en mayúsculas, en el entorno del aeropuerto (algo que también me apuntó un ingeniero de caminos), que concentraría los enlaces de aviación, ferrocarril y vehículos públicos y privados desde el acceso por autovía. Esta estación intermodal estaría CONECTADA CON LA CIUDAD a través de tranvías-lanzadera con la capacidad necesaria para atender la demanda en condiciones aceptables. Con ello se consigue liberar terreno para la ciudad, desapareciendo la barrera producida de llevarse a cabo el “soterramiento”.

En los enlaces de la ciudad con los distintos accesos de la autovía, se dispondrían sendas áreas de interconexión, que posibilitarían a los transeúntes usuarios de vehículos dejar aquí el automóvil y desplazarse por la ciudad en transporte público, bici o a pié, desde éste mismo punto de intermodalidad, donde los taxis y autobuses urbanos ejercerían de nexo de unión entre éste punto y la ciudad. Con ello se despejaría considerablemente las vías de circulación, pudiendo realizarse estrategias de peatonalización y de implantación de carriles bici con mucha más facilidad y libertad de maniobra. Estaríamos dando los pasos necesarios para que la ciudad vuelva a ser de los ciudadanos y no de los vehículos.

¿Y el puerto? Con la hipótesis que se está esbozando, el puerto quedaría para uso exclusivo de pasajeros, aprovechando su ampliación, para hacerlo rentable por éste procedimiento y eliminando su actividad de mercancías incompatible a todas luces con el entorno urbano. El puerto, así, sería ya realmente un espacio para uso y disfrute de los ciudadanos. El tan esperado puerto-ciudad. ¿Qué mejor sitio para ubicar el edificio singular del que tanto se habla? Se constituiría en la verdadera puerta de Almería... por el mar.

Almería no ha de ser lo que unos pocos pretendan. ALMERÍA LA DEBEMOS HACER ENTRE TODOS. Es la única forma de hacer bien las cosas.

Miguel Almagro. Arquitecto

0 comentarios: